Gestión de la información y el conocimiento

January 7, 2016

 

Actualmente las limitaciones de la tradición oral en un inicio y posteriormente de la tradición escrita, para generar y difundir la información, han sido superadas gracias al desarrollo de la tecnología, propiciando así una apertura de la sociedad a saber y conocer. La tradición impresa y la disponibilidad de la información en diferentes formatos y medios ha favorecido una rápida generación de conocimiento, derribando las barreras de tiempo y espacio lo cual ha llevado al individuo hacia una sociedad más avanzada.

 

Nos encontramos en una sociedad, llámese “sociedad de las organizaciones”, “sociedad informacional” o “Sociedad de la información y el conocimiento” (Bell, 1976, Drucker, 1995 y Castell, 2002; citados por López, 2006), en la cual la producción de información ha ido en aumento. Día a día se producen más libros y revistas, mucha información es subida a la nube, las bases de datos crecen, se fusión y el ser humano tiene un fácil acceso a ella. Pero cuando se tiene la necesidad de buscar información, resulta que el individuo encuentra la que no quiere; la que quiere no es la que necesita realmente y la que necesita no está disponible por los medios que ellos utilizan normalmente.

 

El uso de las TIC’s ha generado una saturación de información no confiable y un conocimiento repetitivo tanto en las organizaciones como en los individuos debido a su facilidad para ponerlos en circulación a través de la Internet y de medios electrónicos que no cuentan con filtros que validen su confiabilidad. Esa abundancia de información y conocimiento hace imprescindible una organización en todos los ámbitos, por lo cual, las mismas organizaciones e individuos han generado el concepto de gestión de la información y el conocimiento como un método que permite organizar y clasificar estos dos rubros de acuerdo a su naturaleza, características y cualidades.

 

La gestión de la información y el conocimiento no es un proceso lineal, tampoco es una práctica que se realice de forma simultánea. Es más bien una mezcla de procesos (de información y de conocimiento), que si bien, cada uno de ellos se desarrolla horizontalmente, forman parte de un conjunto cíclico. De ahí que haya confusión al momento de definir y diferenciar ambos conceptos, ya que, así como la información genera conocimiento, el conocimiento a su vez genera información.

 

En el proceso de gestión de la información y el conocimiento interfieren varios elementos: datos, productores, experiencia, consumidores y sabiduría. No es la intención de este documento definir cada uno de ellos, pero si reconocer su  innegable aportación dentro del desarrollo de la gestión, tal como se observa en la siguiente figura.

 

 

Se entiende entonces (lejos de definir) al concepto de gestión de la información y el conocimiento como una práctica humana que organiza y clasifica, en diferentes momentos, a la información y el conocimiento de acuerdo a su naturaleza, características y cualidades, para convertirlos en un producto de consumo cualificado.

 

La práctica de gestión de la información y el conocimiento se ha convertido en una disciplina que  ha sido adoptada por todas aquellas organizaciones que producen, transforman y generan información y conocimiento, hasta llegar a crear sistemas de gestión. Aunque no solamente las organizaciones comienzan a utilizar sistemas de gestión, también los individuos empiezan a gestionar la información y el conocimiento de acuerdo a sus necesidades.

 

Dentro de las organizaciones modernas, los sistemas de gestión tanto de información como del conocimiento están enfocados a producir un bien tanto para ellas, como para sus trabajadores y los clientes. Actualmente los sistemas de gestión de calidad exigen una adecuada organización, clasificación y documentación de la información y el conocimiento que se necesita para la realización del producto. Esto es ¿Qué hace? ¿Cómo lo hace? ¿Con qué lo hace? y ¿Para qué lo hace?

 

Desde esa perspectiva las empresas han empezado a utilizar sistemas de archivos que les permitan organizar y clasificar la información. Estos sistemas les permiten un mejor manejo y disponibilidad de la información que se genera y por lo tanto la toma de decisiones que no perjudiquen los intereses de la empresa. Un ejemplo es el buró de crédito, que clasifica a los clientes de acuerdo a su comportamiento crediticio y permite a la banca en este caso a otorgar o no un crédito.

 

En el caso de la investigación, la creación de comités científicos, que revisen y analicen la información y el conocimiento generado, permite la formación de fuentes confiables para el consumo de la comunidad científica. Esta información se gestiona (organiza y clasifica) en bases de datos que se ponen a disposición de los consumidores.

 

De igual manera los centros de recursos de información de apoyo a la formación académica de la sociedad, comienzan a utilizar sistemas de clasificación y digitalización de la información y además a desarrollar competencias que permitan a los usuarios identificar, analizar, discriminar la información y a utilizarla para un bien definido.

 

Se aprecia fácil, pero la gestión   de la información y el conocimiento es algo compleja debido a que por su naturaleza heterogénea requiere de recursos humanos con competencias específicas que lo lleven a gestionar estos dos elementos de una manera adecuada.

 

Fuentes de consulta

 

López Jiménez, D. F. (2006). El conocimiento y la comunicación: dos pilares fundamentales de la organización de la sociedad de la información. Palabra Clave, (9) 2, pp. 91-109. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/649/64900209.pdf

 

Gestión del conocimiento (diagrama) retomado de https://sthepany.files.wordpress.com/2010/06/diseno-de-informacion-nathan-shedroff.jpg

Please reload

Featured Posts

LLEGARON LOS TITULOS GENERACIÓN 2012-2016

August 14, 2017

1/1
Please reload

Recent Posts

September 5, 2019